«El Orfeó Valencià es mi vida»

Publicado por admin en

Amparo Ripoll, soprano

Por Fernando Morales

Amparo Ripoll es una persona imprescindible en el Orfeó Valencià. No solamente es la única orfeonista fundadora que todavía está en activo, sino que su calidad humana la convierte en un referente para todos y cada uno de los integrantes del coro. Amparo nos cuenta su historia…

Amparo Ripoll

El Orfeó Valencià lleva literalmente toda la vida contando con la participación de una soprano de récord: Amparo Ripoll. Es la única que continúa de todos los que iniciaron hace casi medio siglo la andadura artística de esta agrupación. Ello la convierte en la más genuina interlocutora para acercarse a esos años ya históricos del Orfeó Valencià: «Un grupo de compañeros, entre los que estaban Fernando Muñoz, Vicente Cuñat, Adolfo Rueda y Vicente Esteve, padre de la orfeonista Mayte Esteve, iban por las oficinas de las sucursales de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad a mecanizarlas. Era el año 1971. Como les gustaba cantar en los viajes en coche iban cantando, y de ahí surgió la idea de fundar un coro de trabajadores de la Caja de Ahorros«.

Amparo nos cuenta esos primeros pasos del coro: «Al ir mecanizando estaban en contacto con las perforistas, a las que les proponían participar de la idea. Al poco tiempo entraron en contacto con Jesús Ribera y empezaron a hacer las pruebas. Yo la hice con Santiago Pla en la Residencia de la Sagrada Familia en la calle Gobernador Viejo. A los pocos días ya habíamos quedado para empezar los ensayos que se hicieron inicialmente en el entresuelo del Centro Cultural de la Plaza de Tetuán«.

Las amistades que se crean son parte importante de la experiencia del Orfeó Valencià

De esos primeros años Amparo conserva vívidos muchos recuerdos: «Recuerdo la ilusión tan grande que tenían todos, la gente era muy participativa… estuvimos un año ensayando y no teníamos ni nombre para el coro, hasta que el señor Viñals Guimerá, director general de la Caja de Ahorros, propuso el nombre Navarro Reverter, que era el fundador de la entidad«.

Y después de todos esos ensayos llegó el momento de la puesta de largo. Corría el mes de mayo de 1972: «Dimos el primer concierto en Capitanía General… allí estaba toda la plana mayor del ejército… estábamos intentando cantar pero no nos salía la voz«, recuerda divertida Amparo.

Pocos eran los orfeonistas que tenían conocimientos musicales, por lo que preparar los primeros grandes programas suponía cargarse de una alta dosis de paciencia: «El primer Requiem de Mozart nos costó un año entero prepararlo. Lo hicimos con Pedro Pirfano en Santa Catalina y el Teatro Principal«.

Pero no solo fue el orfeón lo que surgió esos años, también se intentaron otros proyectos: «Se intentó formar un equipo de fútbol y uno de baloncesto. El de fútbol todavía aguantó un par de años pero al final solo nosotros nos quedamos ahí, al pie del cañón«.

Tras estos inicios más trabajosos, el por aquel entonces Orfeón Navarro Reverter cogió velocidad de crucero: «La evolución ha sido muy buena porque ha ido entrando gente con muchos conocimientos musicales y el cariño que todos le cogimos al orfeón nos hacía que preparáramos a tope cada actuación«.

Cuando se le pregunta por algún concierto que recuerde especialmente, no puede decantarse: «Yo los disfruto todos, desde el más simple Retaule hasta la mayor obra sinfónico coral. Para mí, cantar es una maravilla y si además lo haces con grandes orquestas profesionales, con agrupaciones como Spanish Brass,… todo eso te llena muchísimo«.

Su calidad humana le ha llevado a convertirse en una de las más apreciadas orfeonistas en cada una de las etapas de la agrupación, cualidad que le ha sido compensada: «Mi marido falleció un 30 de diciembre. Estábamos preparando un Requiem de Verdi. El coro vino a cantar y fue precioso, precioso. Cuando cantamos en mayo el requiem para mí fue algo muy emocionante«. Porque junto a su marido vivió muchos años de experiencias compartidas en el orfeón: «He estado 25 años con mi Ramón, cantando juntos, viviendo todas las experiencias juntos y todos los conciertos«.

En todos estos años ha pasado por todos los menesteres del día a día del orfeón: «He sido jefa de cuerda, también presidenta, aunque creo que cuando lo fui no estaba realmente preparada para serlo… eran otros tiempos, las cosas no eran como lo son ahora«.

La primera de las anécdotas que se le vienen a la cabeza es la siguiente: «Fuimos a Polonia en 1975. Entre canción y canción no aplaudían, y para nosotros era duro… cuando se acaba el concierto el público sale, nosotros por detrás también salimos del escenario… y cuando salimos del lugar del concierto estaba todo el público esperándonos en la puerta para aplaudirnos… fue muy emocionante«.

El sentir de Amparo Ripoll por lo que para ella significa el Orfeó Valencià se resume en estas palabras finales: «Para mí el orfeón es mi vida. Tengo muchas otras cosas en la vida, afortunadamente, pero el orfeón siempre ha sido algo muy importante para mí… aquí estoy y lo estaré mientras pueda…«.


11 comentarios

Xema Zapater · febrero 5, 2020 a las 10:27 am

Preciós article. Compartim moltíssimes vivències Amparo, crec que totes, a excepció del concert de Capitanía en el que jo encara no hi era membre del Orfeó. Allò va ser en el inmediat i primer Retaule de Nadal que compartirem amb els Petits Cantors de València que també dirigia el estimat mestre Ribera Faig. Dit d’altra manera, el que fèrem va ser un «Mig Retaule» en el mateix lloc que hui en dia, l’Esglèsia del Patriarca. Quina responsabilitat i quins nervis, recordes?
En fi Amparo fins quan pugues o pugam, m’encantarà cantar al teu costat.

Paco Tomás · febrero 5, 2020 a las 1:01 pm

FELICIDADES!!: al Autor del artículo por la Letra, a Amparo por la Música… y al Coro por tenerla a ella.

Arturo Rubio · febrero 5, 2020 a las 1:15 pm

Una de las más queridas, si no la que más, de nuestro Orfeón…..una entrevista magnífica para nuestra «Eterna Solista». Un beso grande Amparo

Isabel Buigues · febrero 5, 2020 a las 2:40 pm

Una preciosa entrevista , imprescindible para conocer los orígenes del Orfeó, tan humildes. Sin Amparo, el Orfeó no sería lo mismo. Nuestra postulante a solista favorita, siempre puntual y con una sonrisa. Te queremos, Amparo.

Inma Monzó · febrero 5, 2020 a las 2:46 pm

¡Enhorabuena Amparo por ser tan especial, enhorabuena Orfeón por tener una coralista que ha visto nacer al coro y nos trasmite sus vivencias y enhorabuena al autor del artículo!

Mª Amparo Merelo Eres · febrero 5, 2020 a las 3:37 pm

Amparo no solo es buena compañera y una persona fantástica, también es alegre y muy divertida y siempre es un gusto cantar con ella a su lado. Siempre está a lo que toca y no reniega por nada. Aprendes un montón a su lado y siempre tiene tema de conversación. Vamos que no te aburres . El día que no ha podido venir ha dejado hueco y se ha hecho raro no verla, porque se apunta hasta un bombardeo. Que tía!!!!!

Juan Antonio Toboso · febrero 5, 2020 a las 7:20 pm

No se ha mencionado que es la «solista» oficial y más famosa del Orfeó… ¡¡¡Incombustible Amparo!!!

Rosa García · febrero 5, 2020 a las 7:47 pm

Qué entrevista más bonita, Amparo. Estás magnífica, tal como tú eres, fuerte, valiente, cariñosa y serena. Un ejemplo para todos nosotros. Fernando, gracias.

Mar · febrero 5, 2020 a las 9:17 pm

Amparo, valientes y entusiastas como tú, hay pocas.
Me alegro de compartir contigo la pasión por la música coral y tantos buenos momentos en conciertos, ensayos, viajes. Por muchos años más!!!

Gracias Fernando

Sergio Lluch · febrero 6, 2020 a las 9:21 am

Amparo es part de l’história de l’Orfeó, i de tots els que hem passat per aquest gran grup.
Una entrevista que dona un 3% del que Amparo et podria contar i, sobretot, compartir. Però que, desde la distancia de molts anys fora de l’Orfeó, et remeneja un poquet el cor.
Molts molts motls besots Amparo. I a aguantar sent la Solista Preferida del cor 😉

Elisa Osorio · febrero 10, 2020 a las 8:26 am

Amparo, me ha encantado leer esta entrevista que me ha traido a la mente mil anécdotas y momentos compartidos. El Orfeón siempre será parte de mi vida, aunque ahora desde la distancia.
Besos a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *